Implantes

Información general implantes

Los dientes son órganos sin capacidad regenerativa, es decir, cualquier daño que se les infrinja provocará una lesión permanente.

Con el paso de los años los dientes sufren un sinfín de agresiones, pudiendo llegar a perderse a causa de la caries, problemas de encías, golpes, etc.

La pérdida de un solo diente puede ocasionar graves consecuencias estéticas en caso de localizarse en la zona anterior. O bien, la pérdida de varios dientes posteriores (molares), puede desencadenar problemas digestivos o de la articulación temporo-mandibular (la que abre y cierra la boca).

Los Implantes Dentales pretenden reemplazar de forma natural los dientes perdidos, sin necesidad de dañar los dientes contiguos y de una manera estéticamente armoniosa y funcionalmente cómoda y eficaz.

Un diente natural se compone de 2 partes: raíz y corona.

Los implantes dentales, al igual que los dientes naturales, se componen de 2 partes: una raíz y una corona de porcelana. La raíz está formada por titanio, un material capaz de formar una unión sólida con el hueso por medio de un proceso denominado osteointegración.

El proceso que hace posible la realidad de un implante se conoce como osteointegración.

Hace unos 30 años, Branemark observó que al colocar un objeto de titanio dentro de cualquier hueso del cuerpo, éste último y el implante sufrían en unas semanas un proceso de unión tan íntimo que era imposible al cabo de ese tiempo separar el implante del hueso. Es decir, el implante literalmente se “soldaba” al hueso.

La osteointegración, por tanto, consiste en la formación de una fuerte unión entre el titanio y el hueso en unas pocas semanas.

Por lo tanto, un implante consiste en una raíz artificial que se ancla en el hueso para proporcionar una base estable sobre la que colocar de forma firme y sólida un diente reemplazado.

Ventajas de los implantes:

1. La materia de los dientes sanos se conserva, no siendo necesario dañar los dientes adyacentes.
2. Ajuste seguro, posibilidad de reemplazar los dientes a medida.
3. Larga vida en cuanto a su duración en la boca.
4. Recuperación de la eficacia masticatoria.
5. Excelente estética, recuperando la expresión facial y fonética.
6. Sensación de recuperación de sus propios dientes.
7. Posibilidad de colocar los implantes de forma inmediata, en la misma sesión en la que se extraen los dientes que no sirven.
8. Evita la ya mencionada reabsorción ósea que se produce con el paso de los años.
9. Evitan al paciente la incomodidad de los desajustes y la movilidad de las prótesis convencionales de quitar y poner.

“Implantes en Sevilla”
-Clínica Malpartida-